Los partidos de ningún color con toda su bola de diputados no tienen para cuándo componerse, es vergonzosa esa clase política que nos gobierna; nadie es capaz de exigir cuentas, sobre todo de ese dinero mal gastado, cuando suben a la tribuna hablan de zalamerías y banalidades, cada uno defendiendo lo indefendible de sus partidos, en lugar de luchar contra el saqueo de nuestros recursos, esos recursos tan necesarios en un país como el nuestro, ¡donde millones de niños y ancianos se van a dormir con el estómago vacío! 

A quien realmente le haría falta una dieta estricta es a la diputada por Acción Nacional, Leticia López, ¡a ella sí que le caería bien irse a dormir con el estómago vacío!

Diputados sinvergüenzas que se pasan las sesiones autorizando créditos para sí mismos en lugar de planear e invertir esos recursos para la generación de nuevos empleos, y así frenar esa oleada de mexicanas que tienen que vivir un viacrusis a la hora de emigrar para otros países yendo en busca de esos empleos que en su tierra a nadie le interesa crear.

Esos diputados buenos para nada, deberían llevar la contabilidad de todos esos que están muriendo en la actual administración y no necesariamente funcionarios; si no ciudadanos inocentes, y exigirle a Portilla contabilizar en Córdoba los asaltos de esta cacareada ciudad “en paz”, ¡además invitar al Gobernador para que venga a vivir lo que realmente se está viviendo en su ciudad!

Se dio a conocer el retiro de las 25 escoltas que Felipe Calderón había autorizado para seguridad de Miguel Ángel Yunes, con esta acción nos queda claro que a éste personaje, no lo soportan los priistas y mucho menos, les interesa su seguridad, pero que con todos los años que ha vivido del erario público, estamos seguros que le alcanzará para contratarlos él.

Presume el Gobierno del Distrito Federal las 600 armas que durante el programa del desarme voluntario lograron, lo que no saben, es que los poseedores de estas armas las entregaron seguramente porque no sabían qué hacer ya con ellas, ya que éstas, en esas manos, no son las que ocasionan los crímenes que se cometen actualmente en el país, lo que  deberían hacer son campañas efectivas para acabar con los asesinatos, los asaltos y secuestros, entre otros. Ya que estas armas entregadas por ciudadanos seguramente las heredaron de sus abuelos, ¡¡así que a otros con estos cuentos!! 

El Obispo anda encantado haciendo declaraciones, pero como líder de opinión y autoridad moral, lo que debería hacer es exigirle a los políticos que nos gobiernan, que dejen de saquear el país y que pongan el ejemplo en honestidad, para que los delincuentes dejen esas actividades y tomen el camino del bien, porque es incomprensible creer que con políticos ratas gobernando, los delincuentes se van a portar bien; viendo cómo ellos (los gobernantes), nos roban todos los días. O todos coludos o todos rabones, o usted apreciable lector, ¿qué opina?