La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró hoy que empezará a suministrar a todos los países en desarrollo la vacuna contra la COVID-19 en la primera mitad del próximo año y que los cargamentos iniciales llegarán en el primer trimestre.

Esta distribución se hará a través de la plataforma COVAX, creada por la Organización con participación de varios organismos internacionales públicos y privados para dar a los países pobres acceso a la tecnología capaz de poner fin a la pandemia, incluyendo tratamientos, test de diagnóstico y vacunas.

Por el momento, COVAX ha cerrado acuerdos que le aseguran dos mil millones de dosis de las vacunas que estén disponibles, las que se repartirán de forma equitativa y simultánea entre los países.