ORIZABA.- Personal médico, enfermeros y operativos alistan denuncias en contra del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ante las presiones que reciben por parte de la delegada Celida Dique Molina para reincorporarse a sus actividades en condiciones inadecuadas.

Denunciaron a través de las redes sociales que no hay apoyo psicológico, tampoco equipo de protección y en lugares donde no se infecten, como lo marca el acuerdo nacional del 31 de julio pactado entre Zoé Robledo y el doctor Arturo Olivares Cerda, líder del SNTSS.

Criticaron que se esté desmantelando la red de hospitales Covid, cuando aún estamos en naranja hasta el 13 de septiembre, ya con ello se pone en riesgo a la ciudadanía de la región y  principalmente a los trabajadores del IMSS.

En sus comentarios vía Facebook aseguran que la desconversion de hospitales es porque Veracruz está en amarillo, pero la SSA federal pidió tomar en cuenta los semáforos locales como Córdoba y Orizaba y no los está tomando en cuenta.

“Es más, comenta personal de PC en Córdoba que el gobernador los obligó a ponerse en naranja cuando realmente estamos en rojo”, argumentaron.

Como la delegada quiere que ya regresen a trabajar todos los que tienen permiso Covid, un grupo de abogados preparan las demandas en contra de la delegada o quienes resulten responsables, porque si regresan se van a contagiar y se van a morir, porque el peligro aún no pasa.