ORIZABA.- El vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez, exhortó a las autoridades de seguridad a no bajar la guardia, debido a que la delincuencia puede incrementarse ante la falta de recursos económicos en las familias que van al día para subsistir por la pandemia del Covid-19, además de que representará una fuerte recesión para el país.

“Si bien, el tema de la salud debe ser atendida por las autoridades sanitarias, la Secretaría de Seguridad Pública debe estar al pendiente de no descuidar salvaguardar a los ciudadanos de la delincuencia y la violencia que aquejan No hay duda de la recesión económica que se viene, u eso es un riesgo que puede provocar el aumento de delitos”, afirmó

El vocero diocesano afirmó que así como ahora esperan una adecuada respuesta de las autoridades sanitarias, en el caso de la pandemia; en cuestiones de seguridad pública también esperan se siga trabajando en bien de la sociedad para lograr la pacificación y seguridad del estado jarocho.

“Como sociedad se debe promover no solamente un comportamiento de prevención en materia de salud, sino también de formación ética y este es, un momento solidario para que se ayude a las personas que pueden quedarse sin dinero o quizás tenga solamente para lo básico, afirmó.

En cuanto a la solicitud hecha por empresarios para que se les cancelen el cobro de impuestos para enfrentar esta recesión económica que se vivirá a causa de la pandemia, dijo que efectivamente ayudaría a paliar la crisis económica.

“Por lo menos una moratoria de pagos o suspensión durante algún tiempo que tiene que ver con los impuestos, con algunos servicios, sería una suspensión en los cobros, energía, bancarios, impuestos. Esas serían algunas acciones que ayudarían a paliar la crisis económica que se puede venir en nuestro país, por el tema del Coronavirus cómo lo han hecho en otros países”, dijo.

Finalmente el párroco de la iglesia el Sagrado Corazón de Jesús en Río Blanco, dijo que la Diócesis de Orizaba no ha emitido la última palabra sobre la Semana Santa porque depende también de las consideraciones oportunas conforme va avanzando el contagio de Covid-19 en la región, por lo que, se pide prudencia a los fieles.

“Hasta ahora las misas no han sido suspendidas y solamente se hizo dispensa para que no asistan a las celebraciones eucarísticas los enfermos y adultos mayores para evitar riesgos, pero, si los contagios aumentan, no se descarta la posibilidad de que más adelante ocurra”.