• Segunda parte
  • ¡LOS PREFERIDOS DE LOS MEXICANOS!

CDMX.- Alimentos que generalmente no son saludables, aunque la mayoría de las personas pueden comerlos con moderación en ocasiones especiales sin ningún daño permanente a su salud.

Panditas Ricolino
Son toda una bomba de azúcar, pues cada bolsa de 115 gramos contiene 59 g, lo que equivale a 12 cucharadas cafeteras. Para un niño, esto cubre entre el 262 y el 314% del total de azúcar máxima tolerable al día, según criterios de la OMS. Además entre sus colorantes, cuya finalidad es meramente estética, se encuentran el rojo allura, el azul brillante, la tartrazina y el amarillo ocaso, todos ellos derivados del petróleo y asociados directamente con problemas de cambios de conducta, hiperactividad y déficit de atención.

Paketaxo Quexo
Contiene glutamato monosódico que induce a consumir más y más cantidad, contribuyendo al aumento de peso de quien se deleita con su rico sabor a queso. Además de un alto contenido en calorías, sodio y grasas saturadas, los más de 20 ingredientes que contiene cada tipo de fritura son en su mayoría conservadores, colorantes y aditivos como el TBHQ.

Pelón Pelo Rico
En su porción de 35 gramos contiene 27 de azúcar, cubriendo el 108% de lo recomendado para un niño. Además contiene también el colorante caramelo VI, considerado cancerígeno y entre sus aditivos se encuentra el glicerol, con una función humectante pero que consumido en exceso puede dar pie a efectos secundarios como dolor de cabeza, náuseas, malestar estomacal o visión borrosa.

Pingüinos Cookies & Cream
Cada pieza contiene 18 gramos de azúcar. El consumo habitual de azúcar en estos niveles puede generar graves problemas de salud, como obesidad, hígado graso, cardiopatía, diabetes tipo 2, insuficiencia renal crónica e incluso trastornos neurológicos.

Jumex Frutzzo
En su envase de 600 mililitros contiene el equivalente a 12 cucharadas de azúcar, cubriendo así el 204% del consumo recomendado para todo un día y aumentando significativamente el riesgo de padecer caries dentales, hígado graso, síndrome metabólico y diabetes.Además, entre sus aditivos contiene sorbato de potasio, un conservador que puede ser tóxico para las células blancas de la sangre.