Córdoba.- Prácticamente está “a la vuelta de la esquina” el fin del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, jubilados y pensionados del ISSSTE lamentaron que el proyecto para la construcción de la clínica haya quedado sólo en “promesa política”.

Julia Ramírez Zavaleta, representante de Jubilados y Pensionados del Instituto, reprobó que tanto legisladores como el propio presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, hayan “jugado” con la salud de la derechohabientes que por más de cuatro décadas han exigido una atención digna.

Especialmente señaló a Miguel Ángel Yunes Linares a quien acusó de haberse burlado de los jubilados con el fin de obtener una candidatura, sin tomar en cuenta las consecuencias, usó este tema como estandarte político para lograr sus fines refirió la entrevistada.

“El problema fue el licenciado Yunes Linares… que lo tomó como un valuarte político”.

La entrevistada entonces reprobó la forma de actuar del político panista quien a pesar de haber sido director de la propia institución, no le ha importado el bienestar de sus afiliados.

Sin embargo no hay que olvidar que quien realmente frenó la construcción de este hospital en Córdoba fue el ex alcalde Juan Antonio Lavín quien movido por intereses políticos y olvidando a los ciudadanos, negó todos los permisos para la construcción de este hospital que hubiera podido dar servicio a miles de cordobeses.

Mientras tanto, a las actuales instalaciones se le realizan algunas remodelaciones en lo que se libera el proyecto, aunque a decir de la entrevistada, ni siquiera cumplen con los lineamientos de seguridad, ya que así lo asentó la propia dirección municipal de Protección Civil.

Protección Civil ha sido puntual al señalar lo inadecuado que resulta la clínica del ISSSTE, pues carece de las medidas de seguridad, una de las observaciones es que sólo cuenta con una salida de emergencia lo que pone en riesgo a los usuarios, pese a ello se continúan realizándole modificaciones. Esto se traduce en una inversión “inútil” del Gobierno federal; no tiene caso pues lo que los derechohabientes necesitan es una clínica real, por lo que a pesar de estos trabajos no cederán en su petición de un hospital digno.