CÓRDOBA.- Empleados del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) protestaron para demandar condiciones dignas de trabajo, pues ante la contingencia existente, se consideran indefensos para poder brindar sus servicios.

Sin decir sus nombres por temor a represalias, los enfermeros intentaron iniciar su protesta en la parte de afuera de la Clínica 8; sin embargo, un grupo de jefes, salió a intentar platicar con ellos, aunque al ver a los medios de comunicación optaron por ingresar a la explanada de la unidad médica familiar, evitando así que la protesta fuera mayor.

Adentro, los enfermeros comenzaban a expresar su preocupación sobre todo por la contingencia sanitaria a causa del Covid-19, expresaban la falta de lo básico para protegerse como es el material antiséptico, incluso señalaban que no cuentan con gel antibacterial o cubrebocas.

Minutos después de mantener un diálogo, los inconformes salieron y por espacio de unos segundos bloquearon un carril de la avenida 11, mostrando las cartulinas en donde expresaban que trabajaban bajo protesta; sin embargo, no todos pueden participar, ya que algunos aún se encontraban en su turno, por lo que desde el interior también mostraban cartulinas sobre su sentir.

Después de esta protesta, volvieron a ingresar para retomar el diálogo, aunque se desconoció el acuerdo que tomaron, ya que finalmente ingresaron al hospital.

DENUNCIAN NEGLIGENCIA

Derechohabiente del IMSS podría denunciar a la institución, ya que a decir de Angélica Peña, desde que ingresó a su padre a la Clínica 8, ha empeorado su salud por la falta de atención, debido a una mala cirugía.

Incluso señaló, que no es la única persona con este problema, puesto que ha conocido a más afectados durante el tiempo que su padre ha estado internado, que tampoco reciben la atención adecuada.

En su caso, explicó, debido a los reclamos que ha tenido que hacer al personal médico para exigir atención, han tomado ciertas represalias en su contra, explicó la afectada.

Tras ser operado su padre, le colocaron una sonda, ya que no ha querido comer; sin embargo, al no haber sido puesta correctamente, se le sale constantemente, lo que puede causarle una peritonitis, además de las hemorragias que ha tenido.

Le solicitaron medicamentos en los cuales gastó alrededor de 5 mil pesos, mismos que no los han utilizado, es decir, ahí quedó su gasto “detenido”. Ante toda esta situación, ha decidido pedir su alta voluntaria, con la intención de trasladar a su padre a un hospital privado, no sin antes y será un proceso legal contra el Seguro Social.