Washington.- Líderes republicanos en el Congreso federal acusaron al gobierno de Barack Obama de permitir el tráfico ilegal de armas a México, en el marco de la operación Rápido y Furioso, con el pretexto de querer atrapar a capos del narcotráfico como Joaquín “El Chapo” Guzmán, líder del cártel de Sinaloa.

En un segundo reporte sobre Rápido y Furioso que dieron a conocer Darrell Issa, legislador republicano por California y presidente del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental, y el senador Chuck Grassley, republicano por Iowa, integrante del Comité Judicial, se acusa directamente a Eric Holder, procurador general de Justicia, de haberse dedicado a tratar de eliminar a “El Chapo” sin que le importara el trasiego ilegal de armas a México.