San Diego.- Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, quien ha sido identificada por funcionarios estadunidenses como presunta hija de Joaquín “El Chapo” Guzmán, se declaró hoy a través de sus abogados inocente de media docena de acusaciones migratorias.

Guzmán Salazar, quien compareció ante el juez Jan Adler en una breve audiencia vestida con uniforme de prisión color rojo desteñido, dijo no ser culpable de entrar ilegalmente al país, de usar documentos ajenos y de mentir a las autoridades, oralmente y por escrito.