5

córdoba.- Las familias que viven en  cercanía a los afluentes no están exentas de que les suceda algo, pues desde un pequeño riachuelo hasta un gran caudal, provocan los mismos daños a viviendas que se encuentran cerca. 

Las casas que se ubican en la privada de la calle 42, calle 10 de la colonia Carriles, se encuentran a unos cuantos pasos del arroyo que desemboca al río Quita Calzones, mismo que hace unos años arrastró a una joven que viajaba en su auto. Pasando el puente, las viviendas que se encuentran en la privada padecieron cuando el agua del arroyo creció, entrando a las diferentes casas.

 Como en el caso de la señora Paz Ortega, quien dijo que una vez que el río aumentó su cauce, desbordó el agua a los alrededores de la privada, siendo su casa una de las más afectadas.

 Por otro lado, la señora Leticia Cortés argumentó que por fortuna no entró el agua a su vivienda, ya que se anegó en el patio por la maleza.