• Dos denuncias penden como espada sobre su cabeza; una por el delito de desaparición forzada de personas y otras por atentar contra la libertad de expresión

Orizaba.- “Temo por mi vida y por la seguridad de mi familia y de cualquier cosa que nos pase, públicamente responsabilizo al alcalde Igor Rojí López”, sostuvo categórica la abogada Ericka Carrillo Alvarado, quien presentó una denuncia contra el presidente municipal por los delitos de Desaparición Forzada de Personas y Abuso de Autoridad.
La profesional del derecho, quien el pasado 14 de diciembre fue privada ilegalmente de su libertad por elementos de la Policía Municipal cuando actuaba en una diligencia como representante legal de Vália Rojí Pereda, prima del alcalde, dijo a El Buen Tono que por instrucciones del edil los policías la retuvieron con lujo de fuerza, la esposaron y por más de cinco horas la tuvieron incomunicada en una celda, sin poder hablar con nadie y sin ponerla a disposición de la Fiscalía Regional como era su deber desde un principio.
Cabe recordar que también el diputado local y ex presidente de la Mesa Directiva del Congreso, Rubén Ríos Uribe, denunció a Igor Rojí por coartar la libertad de expresión al prohibir la colocación de cualquier tipo de propaganda política en espacios privados de la ciudad.