Xalapa.- El panorama alimentario en México cambiará en el segundo semestre de 2020, ya que la caída de ingresos en los hogares producto del desempleo afectará a toda la cadena de agronegocios del sector primario.  

El reprentante de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Evaristo Ovando Ramírez, declaró lo anterior y añadió que la demanda de alimentos en los países más pobres está vinculada a los ingresos y en este caso la pérdida de oportunidades laborales puede repercutir en el consumo.  

Hizo notar que unque al inicio del brote de COVID-19 ocurrió un aumento significativo en la demanda de alimentos, es un poco elástica y el efecto de la enfermedad será notable en los hábitos alimenticios y los modificará en gran medida entre las familias mexicanas.