Ciudad Mendoza.- La colocación de cruces y vivos morados en las puertas de las casas como signo de la meditación de la Pasión y Muerte de Jesucristo, es la forma en que católicos viven éste Viernes Santo, ante la suspensión de los viacrucis en todas las Parroquias ante la pandemia de Covid-19.

La expresión latina “Vía Crucis”, significa “camino de la Cruz”, el mismo que recorrió Jesucristo durante su Pasión, desde el Pretorio de Pilatos hasta el Calvario; se trata de una antigua tradición en la Iglesia católica que se remonta al siglo IV, cuando los cristianos iban en peregrinación a Tierra Santa.