• Las multas son de 265 pesos

ORIZABA.- Francisco Jiménez Haces, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), en voz de sus representados, ha urgido en reiteradas ocasiones al gobierno de Igor Rojí López para que se flexibilice la operación de los parquímetros en este pueblo mágico.
Mientras en diversas ciudades del país e incluso en la Ciudad de México fueron suspendidos los recorridos de verificación de pago y colocación de inmovilizadores, pero en Orizaba a pesar de la emergencia sanitaria y la crisis económica el alcalde ha prestado a oíos sordos a las demandas de los habitantes.
Los empresarios le solicitaron oportunamente al edil un poco de tolerancia si llegan a sobrepasar el tiempo que pagaron, sin embargo, no hubo tolerancia ni sensibilidad de su parte y si alguien se pasa tan sólo un minuto, se le coloca el inmovilizador y debe pagar una multa de 265 pesos.
En condiciones normales esa suma resulta gravosa, ya que implica más de dos salarios mínimos, pero cuando hay familias que se quedaron sin empleo, empresas paradas, comercios cerrados y miles de personas sin dinero para las necesidades básicas, colocarles el cangrejo y obligarlos a pagar algo que en estos momentos no tienen, “es un atraco”, opinan automovilistas.