Desde la ciudad de Los 30 Caballeros, cuna de las políticas más austeras, de las campañas más sucias y de los derroches indiscriminados de recursos, donde la corrupción, la falta de transparencia y los negocios son todos uno mismo. Uno mismo me refiero a todo, aquí lo que no deja dinero, no vale, lo que no aporta no sirve, donde en este viaje al pasado, me refiero al pasado ya antes vivido, como todo lo que sucede es como antes , como ese viejo gobierno, totalitario sucio y corrupto, donde no pasa nada, sin que la cabeza apruebe. Donde es un solo Super Man el amo y señor de los destinos de esta ciudad, cada vez más oscura, cada vez más llena de baches, cada vez más insegura, pero cada vez menos voces en contra, cada vez más sumisos, cada vez se repite tanto una mentira que se la acaban creyendo. Un viaje  al pasado, cómo no hacerlo si cuando te paras en cualquier parte, pareciera que el tiempo no ha transcurrido desde esos años de Los 30 Caballeros, sólo que con un look más moderno, claro en lugar de carretas, camiones concesiones de PRI a los amigos, calles con hoyos igual o peor, pero con la modernidad del gasto desmedido en medio pavimentar con el ya famoso Dragón Rojo, símbolo de la Fidelidad y del abuso, fieles al viejo dicho, “mientra más obra harás más te llevarás”. También un paseo por las nubes es tomar los recién remodelados parques de la ciudad, a costos millonarios, que ni el rescate del Central Park de NY, después del huracán “Sandy” ha costado, lo que los tres míseros parques juntos han costado, si partimos de a millón de dólares por el 21 de Mayo, y de hay para arriba, y pensar que en el mismo pasado quedaron en el olvido destruidas, las fuentes que adornaban el dichosos parque, desterradas a la ex Hacienda de Nuevo Toxpan, lugar de pachangas de PRIISTAS, y amigos del círculo rojo, donde se encuentra lo más selecto de los niños Adelante, y los “ninis”. Todos parte del primer círculo del derroche. En este viaje también me encuentro con una ciudad de comercio, orgullosos los cordobeses por ser parte de una ciudad progresista en el medio del comercio, pero con un mercado igual al de hace 60 años, peor diría yo, sucio, mal oliente, sin agua, sin luz, sin recolección de basura eficiente, donde se permite de todo, de día y de noche. Qué buen ambiente, después de la promesa de remodelar ese famoso mercado, botín político en cada elección, a escasos 13 meses de terminar esta administración, no se ha podido entregar el proyecto ejecutivo que corre a cargo de la ocupadísima Dirección de Obras Públicas, y caminando otros 60 años más regreso al Panteón Zacatepec, que fue pensado para durar muchos años más, aprovechando la temporada, no se pudo entregar a tiempo la obra de pavimentación, luz, barda perimetral, capilla y portón. 

Y algo verdaderamente más desastrozo, que nos regresa a los orígenes de una ciudad sin Rastro Municipal, el capricho, los compromisos políticos y los intereses. Está proliferando la matanza clandestina, el desempleo de muchas familias, y lo peor la insalubridad en lo que los cordobeses consumimos, sólo porque no hay la voluntad de hacerlo, porque cambian obras, como cambiar de camisa, pues sus comités de obra, disque ciudadanos, son todos allegados al mismo PRI, que sólo vienen a levantar la mano, pues saben que después a comer serán invitados, cortesía de la casa, y así se escucha, con el paso del tiempo, millones por aquí, millones por allá, obras grandes, magisteriales por todos lados, sólo que son puros proyectos, puro papel, y como vamos las constructoras beneficiadas por el dedo mágico, no serán capaces de terminar ni la mitad, pero el proyecto, ese ya se cobró, y muy bien cobrado, acuérdense la casa juega y juega muy bien. Como dejar de señalar al Gobierno chiquito, pues sí chiquito, porque son lo mismo, unos convertidos en voceros, oficiales y otros los influyentes niños Adelante, que descaradamente hacen campaña, en la ciudad a favor de PRI, con el aplauso y el recurso del Gobierno del Estado, ellos son una especie de iluminados, que reciben todas, las quejas, todas las inconformidades, y se ponen todas las futuras medallas, como los salvadores de la ciudad, una ciudad donde el Instituto Electoral Veracruzano aplaude las campañas adelantadas de los aspirantes del PRI, donde los medios son los más beneficiados con los acuerdos económicos, y así lo vemos todos los días, aparecen el secretario particular del Gobernador, Juan Manuel Del castillo, en eventos hasta deportivos, prometiendo hasta la camisa, o Sergio de la Llave Migoni, ex presidente de la Fundacion Colosio, ahora en Espacios Educativos, se pasean a diario por la ciudad, en lugar de atender lo que deben de hacer, ellos son los parte de los niños Adelante, una generación, que la historia los juzgará, pero que de entrada han dejado mal parado al PRIISMO Veracruzano no pudiendo ganar el Estado para Peña Nieto y su distrito con todo y los más de 70 millones de pesos que se gastaron, no pudieron ganar, por eso llevan 6 meses de campaña, sin ningún problema de que los moleste el IEV. Son los que reciben todas la quejas y dan soluciones, a tal grado de pasar por encima de la máxima autoridad, ellos junto con otros son el Gobierno chiquito, que tristemente sólo tiene un vocero. En este viaje al pasado donde la realidad supera la ficción, donde no hay, basurero, no hay plaza comercial, no hay pasos a desnivel, no hay rastro, no hay nada más que luces que adornan el Ayuntamiento, porque ni las luces LEDS de inversión millonaria sirven. Así lo veo yo desde las gradas y usted?  pepejets@hotmail.com