Para los señalamientos como lo marca la norma de Tránsito  municipal no hay dinero, pero para que el director de esta dependencia se vaya de vacaciones a Suecia, con su esposa, para eso sí sobra el dinero.

Ni siquiera el sueldo de un director de Tránsito municipal es como para pagar esos viajes y vivir en el Campestre, pero como el contralor municipal  Alejandro Nieves Garnica no se da cuenta o no se quiere dar cuenta de nada, ni de todas las transas se pueden hacer en Córdoba. También tenemos un ORFIS que ni a Lavín le ha hecho rendir cuentas, claro que todo se puede hacer mal, y nadie dice nada.