ads

Andrés Timoteo
Columnista

DÍA 42: NOPOS DADIVOSOS

Son negros – todos de conciencia y algunos de color- vuelan en manada y hacen festín con la muerte ajena. La parvada de aves carroñeras ya cubre los cielos de Veracruz. Apareció tan luego iniciaron las predicciones funestas con la llegada de la pandemia del Coronavirus. Y no son los pájaros como tales sino a los políticos que tratan de sacar raja partidista de la contingencia. Se trata de diputados, lidercillos y seudoactivistas que aspiran a una candidatura para el año entrante.

Ellos se mueven de arriba repartiendo todo tipo de dádivas, desde pomos con gel desinfectante, guantes y mascarillas hasta despensas con víveres y promesas de ingresar a la gente en programas de asistencia social. Lo hacen con sumo descaro, pero algunos destacan por la impudicia como Issac Luz, hijo de la alcaldesa panista-morenista Leticia López, y presidente del DIF municipal de Córdoba, quien acaparó estos productos de los negocios locales para distribuirlos a su nombre, luego lo hizo con despensas.

Este junior quiere la alcaldía que ocupa su progenitora y sin pudor usa la emergencia y el cargo para una promoción electoral anticipada. Su picotada más reciente fue difundir un mensaje en las redes sociales en el que amenaza a los padres de familia con quitarles legalmente sus hijos -usando el departamento jurídico del organismo- si estos andan en la calle y hasta puso una línea telefónica para recibir denuncias para mostrar una supuesta preocupación por los menores de edad.

Lo más divertido es que el tipo también confiesa sin pudor: “estoy seguro de que seguiremos demostrando que en familia todo es posible”. Claro se refería a su familia, los Luz López, y a los comicios del 2021. Ellos son capaces de todo. 

En el puerto de Veracruz hay otra familia de zopilotes muy identificada, los Rementería Molina. El padre, Julen Rementería, actual senador por el PAN, hace tiempo que se promociona para el 2024, pero el hijo, el diputado local y NiNi irredento -nunca se le ha conocido un trabajo ni oficio- desde hace varias semanas comenzó a repartir dádivas en colonias populares. Es más, él personalmente las lleva, se toma la fotografía y su equipo de prensa las difunde al por mayor. Todo un nopo sin recato el NiNi Rementería que quiere ser alcalde del puerto.

Y en la conurbación jarocha hay otros descarados de Acción Nacional incluso mandan despensas a los necesitados ¡con una carta que lleva sus nombres y el logotipo partidista! Se trata de José Ricardo Medina, exregidor y suplente del diputado federal, Carlos Valenzuela, de la senadora y exsecretaría estatal de Desarrollo Social, Indira Rosales y la diputada, Josefina Gamboa -pena ajena-. Estos tres zopilotes azules quieren se candidatos en el 2021 a la alcaldía de Veracruz – las dos últimas- y a la diputación, ya sea local o federal por Boca del Río -el primero-.

Por cierto, los acuciosos que no faltan se han carcajeado de las intenciones altruistas de la senadora Rosales San Román quien reparte chácharas entre los vulnerables y en comunicados de prensa aboga por los necesitados, pero su familia echó a la calle a los trabajadores de un restaurante propiedad de su familia sin ninguna prestación social ahora que llegó la pandemia. Esta señora no tiene compostura, luego de ser exhibida por eso, la senadora les dio 300 pesos a los despedidos y una despensa de esas mismas que anda repartiendo en las colonias. Además de carroñeros, tartufos.

CASA DE (PRE) CAMPAÑA

Los panistas no son los únicos oportunistas y quizás el titulo del nopo más procaz se lo lleva la diputada por Jalapa, la morenista Ana Miriam Ferráez, quien durante las últimas semanas ha estado acopiando cientos de despensas en su domicilio, al que habilitó como una bodega, para después comenzarlas a repartir entre la gente necesitada ahora que la actividad económica se paralizó.

Su descaro ha sido tanto que incluso en las instalaciones de la radiodifusora propiedad de su familia cita a las personas -sin ninguna medida sanitaria como el uso de cubrebocas o el respetar la socorrida sana distancia- para entregárselas. Lo peor es que esas ayudas no salen de su bolsillo y ni siquiera del presupuesto del congreso local o del partido Morena sino ¡¡del DIF estatal!!

El organismo asistencial del estado se convirtió en una especie de casa de precampaña, aportando víveres, materiales de construcción, enseres domésticos y otros insumos para quienes buscarán una candidatura en el año que viene por Morena. La diputada Ferráez quien hace proselitismo anticipado por la alcaldía jalapeña no es la única que recibe la ayuda del DIF estatal pues hay otros en todo el estado. Ferráez fue, sí, la más obvia a la que incluso grabaron en video haciendo el chanchullo.

¿Y la Contraloría del Estado y el Comité del Sistema Estatal Anticorrupción y la Fiscalía General que tiene una fiscalía especializada en ese tema que encabeza el expanista, Alfredo Corona? Todos en silencio, complacientes de que el DIF estatal se dedique e a desviar recursos públicos para apuntalar las cartas morenistas en el 2021.

Y así hay muchos carroñeros. En Huatusco, la diputada panista y pro-morenista, Jessica Lagunes también recibe ayuda del gobierno estatal para repartir de todo, hasta tanques almacenadores de agua en plena contingencia. Ella quiere la alcaldía de su rústica Comapa. En Santiago Tuxtla, el matrimonio formado por el alcalde Argenis Vázquez y la diputada local, Kristel Hernández andan en poblados y colonias repartiendo bisutería. Ella quiere la silla municipal del marido y él la curul de la cónyuge.

En Juchique de Ferrer, el exdiputado local y actual subprocurador del Medio Ambiente, Ernesto Cuevas, anda también en esos menesteres junto con un hermano, uno quiere ser alcalde y otro diputado, ambos por Morena. En Coatzacoalcos, el expriista y dirigente de la CTM, Carlos Vasconcelos hasta abrió una “casa de asistencia” para ayudar a los necesitados durante la pandemia. Quiere se alcalde, lo pretende por el nuevo partido “Podemos”, pero también por Morena. Los nopos están desatados.

ads