Omealca.- Una vecina de Omealca, provocó la aparatosa movilización por parte de la Policía municipal a cargo del inspector Jorge García Pérez, donde la madre de dos hijos, hizo creer a sus padres que una banda de secuestradores la tenía plagiada, desde hace 10 días exigiendo $100 mil por el rescate, pero fue que un tío de la supuesta víctima que descubrió la farsa en un conocido hotel de esta ciudad.

La supuesta plagiada, responde por Dámariz González Amador de 23 años, empleada y estudiante de estilista en la academia “Axel Channel”, con vivienda en avenida Benito Juárez y calle 8 de Mayo de la localidad de Omealca, quien es madre de dos menores de edad, según autoridades.

Asimismo, uniformados al mando de García Pérez indicaron que los hechos 15:00 horas de ayer, cuando fueron alertados por un vecino de Omealca, quien al ingresar al área de restaurante de un hotel, ubicado sobre la avenida 5 entre calles 9 y 11, observó que ingresaba al mismo sitio su sobrina Dámariz.

La cual, estaba desaparecida desde hace 10 días, donde la supuesta víctima argumentó a sus padres que fue secuestrada por una banda cuando se dirigía hacer sus actividades, por tal razón, el familiar exigía la pronta presencia de las autoridades, llegando al lugar varias patrullas municipales que iniciaron un operativo.

Fue en ese instante, que fueron informados que la vecina de Omealca, hizo creer a sus padres quienes tienen negocio de carnicerías, que fue plagiada y los delincuentes exigían la cantidad de $100 mil por su rescate, donde preocupados por su seguridad, accedieron a depositar en una cuenta bancaria dicha cantidad, pero los afectados al “monitorear” el estado de cuenta, fueron informados que los presuntos malhechores, “sacaban” de $5mil cada dos días.

Así que, orientados por conocidos decidieron cancelar la cuenta, siendo solamente retirados $30 mil de los $100 mil iniciales, cantidad que la “audaz” mujer utilizó para hacer compras en reconocidas tiendas departamentales de Córdoba y la región, entre ropa, equipo de telefonía y accesorios, al mismo tiempo que pagaba sus clases de estilista en la academia “Axel Channel” de la calle 9 entre avenidas 5 y 7.

Tras, una hora de interrogatorios al interior del conocido hotel, la mujer no tuvo remedio que aceptar su falso plagio, donde además el propietario del hotel detalló que su huésped al menos tomaba de 5 a 8 taxis diarios para sus actividades, además de cubrir sus pagos por hospedaje puntalmente.

Una vez, asegurada la joven mujer fue llevada a la inspección de Policía donde presuntamente al no ver denuncia formal por el delito de secuestro, la situación quedó en una sanción y multa administrativa por falsa alarma y movilización por parte de seguridad municipal, siendo sancionada con 1,100 pesos, y canalizada a un anexo para su atención por probable ingobernabilidad. 

Miguel Guerrero Miravete

EL BUEN TONO