CDMX.- El titular de Poder Ejecutivo de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó este lunes que su gobierno no tiene nada en contra del posible presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, pero reiteró que esperará los resultados oficiales de las elecciones en Estados Unidos para pronunciarse al respecto.

“No estamos a favor de ningún partido en Estados Unidos, llevamos una muy buena relación con el gobierno del presidente Donald Trump porque ha habido una relación de respeto, y no tenemos ninguna diferencia con el candidato del Partido Demócrata, con el señor Biden”, dijo López Obrador en su conferencia matutina en Palacio Nacional.

López Obrador recordó que conoció a Joe Biden hace ocho o diez años y añadió que no tiene nada en contra del Partido Demócrata ni en contra del Partido Republicano.

Te recomendamos: 

“Incluso lo conocí (a Biden) hace ocho años, no tenemos nada en contra del posible presidente electo, y no tenemos en contra nada del Partido Demócrata, de ninguno de los dos partidos”.

Al ser cuestionado sobre su postura respecto a las elecciones en Estados Unidos, el presidente de México refirió que la postura de su gobierno es la de esperar a que las autoridades estadounidenses encargadas del proceso electoral decidan sobre el ganador de la presidencia.

“Nosotros no podemos actuar de manera imprudente, y no sólo es un asunto de forma, es también de fondo, yo tengo la facultad y al mismo tiempo la obligación de ajustarme al mandato constitucional, en cuanto a política exterior”, dijo.

Te puede interesar:

Añadió que es muy claro el artículo 89 de nuestra Constitución, que establece que la política exterior debe guiarse por los principios de no intervención y de autodeterminación de los pueblos.

“No podemos inmiscuirnos en la política de otros  países, tenemos que ser respetuosos de la decisión que tomen los pueblos, los gobiernos extranjeros”.

Aclaró que esta postura no significa que se esté a favor o en contra de nadie y dijo que se ha interpretado así porque antes estaban acostumbrados a no respetar la Constitución. Reiteró que su gobierno espera que en los asuntos de México no haya injerencia extranjera.

Insistió en que se actuará con prudencia y que esperará a que las autoridades de Estados Unidos resuelvan sobre el resultado de las elecciones para pronunciarse al respecto y reconocer lo que se decida en las instancias competentes estadounidenses.

Joe Biden y Kamala Harris se convirtieron en la mañana del sábado en presidente y vicepresidenta electos de Estados Unidos, tras cuatro días de escrutinio agónico después de las elecciones del martes, que hacían presagiar que el cómputo podría eternizarse en varios estados clave.

Sin embargo, poco antes de las 11:30 hora local de la costa este (16:30 GMT) las principales cadenas de televisión emitían sus proyecciones que daban como ganador al candidato demócrata, después de que ampliara su ventaja en Pensilvania en más de 30 mil votos sobre Trump, y superara la cifra mágica de 270 votos electorales necesarios para el triunfo.

También puedes leer: