Celebramos que haya sido corrido Martín Becerra y que el alcalde Guillermo Rivas haya nombrado  a Ricardo Barreda en su lugar, ya que éste tiene mejor reputación que el hoy ex tesorero. Becerra forma parte de la runfla de ladrones de Portilla -el alcahuete de Lavín- que tanto robaron a los cordobeses.

El ex Tesorero niega que busque una posición edilicia en el próximo Ayuntamiento y afirma que dejó finanzas sanas, pero no creemos que  Salvador Abella sea tan tonto para aceptar a un Martín Becerra en su planilla, pues era uno de los más corruptos de la runfla de funcionarios municipales de Portilla.

Además, si dice que dejó finanzas saneadas, los cordobeses se preguntan por qué entonces no hicieron el basurero municipal.

Otro que debe salir es Javier Beltrán, el jefe de compras, porque es imposible pensar que no estuviera de acuerdo con la bola de tramposos que Portilla tenía en el Ayuntamiento, para la adquisición de insumos. 

También celebramos que la esposa de Guillermo Rivas haya aceptado presidir el DIF municipal de Córdoba, ya que es conocida por su altruismo.

El PAN critica al PRI, porque los panistas se creen los únicos capaces de dirigir los destinos del municipio, pero si llegaran a ganar la alcaldía serían los alcahuetes de Portilla como lo fueron de Bustos hace 15 años.

Siguen las ejecuciones en toda la República, pero misteriosamente la prensa ya no las lleva contadas como en el sexenio anterior. Esta vez hubo 3 ejecutados en Tierra Blanca.

A los diputados y diputadas les pagamos para defender a los mexicanos, al país, no para que se defiendan de los ataques ni se quejen de discriminación por las críticas como las de Daniel Bisogno. Por ejemplo, qué van a hacer con gobernadores que saquearon y endeudaron a sus estados.