El domingo son las elecciones internas en el PAN para candidatos. En Córdoba está en veremos, porque acaso la designación sea directamente del Comité Ejecutivo Nacional, que sería lo ideal debido a todas las corruptelas existentes entre los dirigentes locales, ya que un aspirante está manipulado por Gerardo Buganza, y otro por Miguel Ángel Yunes y Víctor Serralde, uno de los sujetos más corruptos y que se enriqueció con dinero de la Sedesol.

Hasta el nefasto Juan Carlos Castro le entró al juego junto a Mauricio Duck, quien está recibiendo apoyo económico y político de Buganza y Fidel Herrera para que, en caso de ser candidato a la alcaldía, traicione a los panistas.

Duck es propietario de una lujosa mansión de 20 millones de pesos, sin que se sepa de dónde obtuvo tanto dinero.

Yunes y Serralde, por su parte, operan para Tomás Ríos, quien pese a que le negaron el registro de su precandidatura, insiste en buscar el cargo.

De un momento a otro se sabrá si el candidato es designado directamente desde el CEN del PAN o si hay elecciones internas, donde los votantes pueden ser “comprados” para favorecer a determinado aspirante. 

José Abella García ha propuesto un debate público y transparente entre los aspirantes panistas a la alcaldía y que el PAN designe como candidato al mejor. La moneda está en el aire… 

Nadie detiene a Portilla -el alcahuete de Lavín- quien realiza actos anticipados de campaña, violando flagrantemente las leyes electorales del estado.

Los reclusos del penal de La Toma, que mediante una carta piden ayuda al Gobernador, esperan respuesta de Xalapa. Denuncian infinidad de vejaciones, como son torturas, amenazas de muerte y extorsiones a ellos y a sus familiares.

Afirman que por lo menos dos presos han sido asesinados (este periódico verificó que efectivamente ocurrieron estas muertes en el interior del Cereso) y señalan como responsables a los también internos: Luis Chontal Arrez, “El Chon”; Cristhoper Fuentes Letelier, “El Chuletón”; Joaquín Zavala, “El Gordo” o “El Maní”, y Daniel Ángel Pozos, “El Cochiloco”.

Piden que estos peligrosos delincuentes, que son quienes controlan el penal en complicidad con el director del mismo, sean trasladados a una cárcel federal. Ojalá reciban ayuda del Gobernador del estado.