Con el Horario de Verano se pone de manifiesto una vez más que se trata de una medida absurda, puesto que es ilógico que niños y adolescentes tengan que levantarse tan temprano, cuando aún hay oscuridad, para asistir a la escuela. Esto no es sano, ni natural para los seres humanos –ni siquiera para los animales-. Madres y padres de familia se despiertan antes del amanecer y en vez de ahorrar, gastan más energía eléctrica porque necesitan encender la luz, para alistar y llevar a sus hijos a la escuela, quienes incluso, llegan a oscuras a las aulas. En otras latitudes sí funciona este horario, pero aquí no.

 

No sabemos si éste sea el caso del reportero gráfico detenido por la Policía en Xalapa, pero lo cierto es que también existen periodistas prepotentes que se sienten intocables y tratan de pasarse de listos. Resulta extraño que siempre se digan víctimas de atropellos estos representantes del quinto poder, pues el cuarto poder son los miembros del crimen organizado.

 

A casi dos semanas de que tomó posesión el alcalde Guillermo Rivas, el director de Comercio, Jorge Vélez, afirma  que sin pruebas no se despedirá a nadie, en tanto los comerciantes ambulantes insisten en denunciar a inspectores municipales corruptos, que son herencia de Portilla -el alcahuete de Lavín-. Estos nefastos funcionarios extorsionadores, deben ser despedidos cuanto antes, denunciados penalmente y encarcelados.