CDMX.- Integrantes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) se manifestaron ayer frente a las instalaciones de la organización de filiación priista en la Ciudad de México para exigir la salida de Carlos Romero Deschamps.

El exsenador Romero Deschamps ha sido acusado durante años de haber saqueado las finanzas de Pemex y de ser la cabeza de una hidra de corrupción. En 2000, cuando llegó a la Presidencia Vicente Fox, fue encontrado culpable de desviar mil millones de pesos a la campaña de Francisco Labastida Ochoa, del PRI, pero no sucedió nada. Sus hijos han sido señalados de llevar una vida de ostentación y lujos en el extranjero, con gastos que sólo los multimillonarios pueden mantener.

Alrededor de 100 trabajadores, encabezados por el líder disidente Omar Toledo Aburto, clausuraron de manera simbólica la sede de esa organización y acusaron de corrupción a Romero Deschamps.

Los petroleros acusaron que el Sindicato ha estado “secuestrado” durante años por una mafia y una familia, la de Carlos Romero Deschamps.