ads

Orizaba.- La industria de la construcción está prácticamente detenida ante la emergencia sanitaria, señaló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC), Marcos Orduña, principalmente por el paro de la producción cementera. 

Esta situación está generando que además de la parálisis del sector, se dispare el precio del cemento hasta un 70 por ciento, incluso, se registró acaparamiento de este insumo. 

“Cuando ellos avisaron que iban a parar en 48 horas, todos los puntos de ventas de cementeras que tenían guardado, que tenían en stock, le subieron a más de un 50 por ciento y un 70 por ciento, obviamente que tienes una obra y te urge, vas y compras, no importa al precio en que te lo vendan, esto disparó y generó una inflación de insumo”, explicó.

Anoche, el gobierno federal informó que permitirá que las empresas de producción de acero, cemento y vidrio, así como las minas de carbón, mantengan una actividad mínima durante la emergencia sanitaria establecida por la Secretaría de Salud.

Lo anterior, manifestó, con el fin de evitar efectos que sean irreversibles en su operación y de que aquellas que tienen contratos con los consorcios Pemex y CFE, los cumplan, de acuerdo con un nuevo acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

ads