CDMX.- Las Uniones de Crédito (UC) siempre han mostrado fortaleza en tiempos de crisis. Al conocer los ciclos económicos donde operan los socios, conocen el ciclo de generación de ingresos o la falta de éstos y en función de ello tienen la habilidad de captar préstamos de socios o la posibilidad de colocar financiamiento, así lo consideró Luis Morales, presidente del Consejo Mexicano de Uniones de Crédito (ConUnión).

“Históricamente ha sido una ventaja relevante para tiempos difíciles y esa es una de las razones por la que las UC han demostrado ser contracíclicas. Sin embargo, esta crisis en particular es diferente a las demás, y ahí es donde viene la parte delicada para todo el sistema financiero. Es un golpe tremendo que se está dando a nivel mundial, en esta ocasión, la dependencia de la dinámica económica en la cual se basan nuestros socios para generar ingresos y pagar sus financiamientos con las Uniones de Crédito está vulnerada”, mencionó quien también es el director de Unicco.

Insistió en que la pandemia en algún momento se va a controlar por cualquier medio y en un horizonte de tres o de cuatro meses, según las estadísticas, estaremos saliendo. “Sin embrago, es un golpe profundo generalizado, con efectos sin precedentes en la historia reciente, pero en un horizonte cercano, donde conocemos que la recuperación económica, que además deberá ser escalonada o paulatina, necesariamente va a ocupar de financiamiento, y las UC tendrán que estar ahí”, indicó.

Criterios de la CNBV
El pasado 1 de abril, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) presentó los Criterios Contables Especiales, frente a la contingencia Covid-19 , aplicables a diversas entidades financieras entre ellas, las UC.
Morales refirió que las UC se están adhiriendo como entidades reguladas a las facilidades que estableció el órgano regulador. “Lo que significa ofrecer a nuestra cartera crediticia comercial el diferimiento de los pagos a los que están obligados nuestros socios acreditados, por un periodo de cuatro meses”.
Lo que señala el documento es que las UC pueden ofrecerles a sus socios acreditados, diferir sus pagos con tres ventajas principales:
1) No afectar su calidad crediticia.
2) No tienen que crear estimaciones preventivas como lo harían de manera ordinaria, cuando un cliente se reestructura.
3) En un periodo que no puede ser superior al 29 de julio, a partir del 1 de abril, cuando se puede solicitar este periodo de gracia o de diferimiento de pago.