Por Mauricio Flores /  columnista

Texcoco y los estudios de Iñaqui

Cuentan que a finales de 2018 se presentó el profesor de Harvard, Iñaqui Echeverría, ante el presidente, Andrés Manuel López Obrador, con un plan muy general (un render dirían los arquitectos) de lo que se podría hacer en el polígono del recién cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de México: la idea de un parque natural gustó tanto al primer Mandatario que de inmediato pidió un presupuesto, pero y como Echeverría no iba preparado para dar esa información, soltó una cifra, 1,600 millones de pesos.

La palabra le fue tomada de inmediato, así que el académico tuvo que empezar a armar un presupuesto para investigar las condiciones del vaso del ex lago de Texcoco que, como refiere Salomón Abedrop en el libro “El Gran Reto del Agua en la Ciudad de México”, dejó de ser lago hace doscientos años. La cifra para estudios que dedicará el director del Parque Ecológico del Lago de Texcoco es de 221 millones de pesos… una cantidad exorbitante considerando que ese polígono es quizá el más estudiado en la historia de México: desde 1865 los primeros estudios en forma (para contener las inundaciones de la capital provocadas por el desborde del ex lago de Texcoco en época de lluvias) desarrollados por Francisco de Garay fueron la piedra angular de los trabajos de 1885 que impulsó Luis Espinosa -al frente de la Junta Directiva del Desagüe del Valle de México- para un gran sistema de drenaje que aún funciona.

Los estudios más metódicos sobre el impacto del desecamiento del Valle de México datan de 1963 y son los de Federico Mooser y de J.V. Orozco, y más delante de Jerzy Rzedowski que se apoyaron en las investigaciones del doctor Nabor Carrillo, que en 1959 precisó que la Ciudad de México se hundía a paso veloz estando ya entonces a 5.2 metros abajo del ex lago y de ahí los riesgos continuos de inundación.

Así, el material con el que cuenta Echeverría es enorme, incluyendo los elaborados por el propio AICM, Conagua, la UNAM y los más recientes Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México… por lo que tal vez no tenga que gastar tanto en una investigación bibliográfica… a menos que diseñe la forma de que, al inundar el emplazamiento del NAIM, no se generará un lago altamente alcalino que resulte un enorme riesgo de salud en vez de florido parque.

Coppel, famosos

Con casi 80 años de existencial la cadena de tiendas Coopel, de Francisco Agustín Coppel, acaba de recibir del Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual, a cargo de Juan Lozano, el distintivo Marca Famosa, luego de pasar los exámenes de reconocimiento popular. Y bueno, con 1,500 puntos de venta, con 100 mil empleados y una actividad que no sólo es comercial sino también financiera y bancario, no fue complicado acreditar a esa empresa en la lista de 80 Marcas Famosas que existen en el País como Nutrisa, Bodega Aurrera, Sonora Grill o Instituto Mexicano del Seguro Social.

Infonavit ahorra 2mmd

Pues el Instituto de vivienda, a cargo de Carlos Martínez, ha hecho un ajuste de gasto corriente realmente relevante: cerca de 2 mil millones de pesos por lo que, entre otra cosas, no habrá una fiestota de fin de año para empleados con cantantes afamados como solía suceder, pero se logrará mayor rendimiento en el fondo para la vivienda de los trabajadores. Y de hecho, su nuevo esquema de compras, para estimular las licitaciones sobre las asignaciones directas, ya fue palomeado por la Cofece, de Alejandra Palacios.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano