in

Olla de grillos

Superiberia

Se acaba de aprobar una reforma constitucional al Artículo Tercero, la cual haría que la educación que imparte el Estado deba ser no sólo obligatoria y gratuita, sino también “de calidad”.

Los diputados “se paran el cuello” con la inclusión de la palabra “calidad” en la ley, como si fuera a darse mágicamente por puro decreto. ¿Con un Presidente que no ha leído ni tres libros en toda su vida, es como se atreven a hablar de “calidad educativa”? o ¿Con una lideresa del magisterio que no sabe ni hablar en público, y que no puede pronunciar una palabra esdrújula sin trabarse? o ¿Con centenares de comunidades en varios estados que no sólo no cuentan con maestros, sino tampoco con escuelas?

Rubén Moreira dijo públicamente que FECAL era un espurio cuando éste tenía el poder. Humberto lo dice cuando ya se fue, ¡así qué chiste! Además, es como si el ratero gritará: “¡atrapen al ladrón!”

Los diputados lanzan todos los días iniciativas de ley, y aunque estén bien fundamentadas, ¿qué importa si no hay quien las haga cumplir? Aquí tenemos el vivo ejemplo de Torrecilla y Lavín, quienes andan como si nada, después de robarse lo que pudieron ¡Y nadie les hace nada!

Vicente Guerrero

‘Cherokee’, comprometido con las chivas

Clínica de lujo