¿Acaso para robar, necesitas estar dentro de la política para que no te hagan nada? Tenemos las suficientes instituciones con las suficientes leyes para poder castigar a esos delincuentes que, a base de la política se enriquecen ilícitamente; desde los que están en funciones como los que autorizan, firman, venden material al triple del precio real (ya acordado de antemano), hasta los que se hacen de la vista gorda y no denuncian las malversaciones de fondos en las administraciones públicas, si ya están limpiando el país de delincuentes ya es tiempo que se empiecen a enjuiciar a los políticos ladrones porque, igual es delincuente un lavador de dinero como un político corrupto. Como a Moreira, al que le mandó condolencias Felipe Calderón en lugar de mandarle a la policía, para que lo detengan, cuando ya ni gobernador es, y sin embargo se actuó inmediatamente en su caso, ¿O qué la ley se aplica con distingos?

Y aquí en Córdoba abundan, pues con 1800 empleados que hay en el Ayuntamiento no hay ninguna queja o denuncia de alguno de estos en contra de alguna anomalía, como si todo estuviera trabajando perfecto, pero es claro el desfalco que hace Portilla -el alcahuete de Lavín-, al no querer transparentar la nómina del Ayuntamiento pues, además de estar llena de aviadores, es un deber como funcionario demostrar a quién y por qué le pagan con el dinero de los cordobeses. 

Fox como siempre con sus declaraciones fuera de lugar, ahora critica a Calderón por su manera de abatir la delincuencia, cuando realmente él fue uno de los principales autores de corrupción política, porque la omisión también es corrupción.

En reciente declaración Daniela Pastrana, directora ejecutiva de la Red de Periodistas de a Pie, mencionó que es necesario efectuar un nuevo pacto entre la sociedad y los periodistas, un tema que no es difícil sino necesario.“Tenemos que empezar a construir una nueva relación entre periodistas y ciudadanos, medio y ciudadanos, porque lo que ha pasado nos ha llevado a esta situación”. Explicó que hay un “divorcio” entre la sociedad y los medios ya que no se tiene una clara idea del por qué de la prensa o de los periodistas. 

Pero lo que realmente nos llevará a un primer mundo son indudablemente la redes sociales, son imparables ya que cada día se ven bombardeadas de opiniones y de críticas reales de todo tipo de personas (edades y estatus social), ya será muy difícil para las autoridades como para la delincuencia, callar a todos los que escriben en la red. Así a los medios de comunicación ya no les quede otra que decir la verdad, y dejar de estar coludidos con los políticos corruptos pues, a las redes sociales será muy difícil corromperlas y se han vuelto un medio de comunicación que está logrando ya no tener a la sociedad engañada y a los políticos sin tener manipulada y billeteada a la prensa.

El día de ayer, se recibió en la redacción de este diario infinidad de llamadas telefónicas reclamando el por qué en la nota de la detención de Reynaldo Bernardi se refería a él como joven empresario cuando a todas luces es un delincuente, incluso hasta hubo alguien que dio la definición de la palabra “empresario” (es la persona física, o jurídica, que con capacidad legal y de un modo profesional combina capital y trabajo con el objetivo de producir bienes y/o servicios para ofertarlos en el mercado a fin de obtener beneficios). Y nos pidieron corregir y llamarlo como debe de ser “lavador de dinero”, llámese así al involucrado en el proceso a través del cual es encubierto el origen de los fondos generados mediante el ejercicio de algunas actividades ilegales o criminales (narcotráfico o estupefacientes, contrabando de armas, corrupción, desfalco, fraude fiscal, prostitución, malversación pública, extorsión, secuestro, trabajo ilegal, piratería y últimamente terrorismo). Es claro que se deben llamar a cada quien por su nombre, y éste delincuente no es un empresario.