Simone Biles sigue sorprendido al mundo en cada aparición y este domingo no fue la excepción al hacer algo que hasta ahora parecía imposible.

Biles logró un doble mortal hacia atrás con tres giros en su rutina de piso, movida que nunca nadie antes había siquiera intentado en la rama femenil y la joven atleta la llevó a cabo a la perfección.